Mecánica y electrónica: protección efectiva contra ladrones

La recomendación práctica de la policía es: mecánica antes que electrónica. Con ello queremos decir que la protección mecánica debe ser lo más importante en planificaciones concretas de seguridad, porque es la condición previa para una buena y efectiva protección antirrobo. La protección mecánica se aplica a puertas, ventanas, puerta de ventanales y entradas o rejillas de ventilación de sótanos, utilizando cerraduras adicionales que impiden que sean forzadas con destornilladores, ganzúas y objetos similares. Estos dispositivos de seguridad adicionales hacen que el ladrón de pronto se encuentre con un tipo de resistencia mecánica con la que no contaba.

Por el contrario, las instalaciones convencionales antirrobo no impiden el acceso del ladrón sino que simplemente dan la alarma. Esto sirve para los dispositivos electrónicos, ya que aumentan la posibilidad de que el ladrón sea descubierto. Este tipo de instalaciones también tienen una función disuasoria.

Los sistemas inteligentes combinan las ventajas de la mecánica y la electrónica en un sistema integral.

La alarma inalámbrica Secvest de ABUS reúne las ventajas de la seguridad mecánica y electrónica. Los detectores mecatrónicos, como por ejemplo la protección inalámbrica para ventanas FTS 96 E, ofrecen una enorme resistencia mecánica al ladrón, mientras que el sistema de alarma Secvest dispara la alarma al menor intento de robo.

Así, la seguridad mecánica y electrónica del hogar se combinan perfectamente en un concepto de protección integral. También contienen la certificación VdS Home requerida para las funciones de control de seguridad y vigilancia antirrobo. Además, el sistema Secvest da la alarma en caso de humo, agua y casos de emergencia personales.

Permanezca informado

Mirar vídeos de ABUS