La mayoría de las ventanas modernas ofrecen protección contra ruidos, pero no lo hacen contra los ladrones.

La mayoría de las puertas de ventanales y las puertas de terrazas estándar vienen construidas y colocadas de forma que amortigüen el ruido y conserven el calor al máximo. Sin embargo, no protegen contra los ladrones.

Esto es así porque los elementos estándares a menudo solo están "asegurados" a través de los denominados rodillos. Están colocados en el 80 % de las ventanas y puertas de terrazas del mercado. Se encargan de hermetizar la ventanas; sin embargo, no son una protección mecánica contra los ladrones. Cualquier ladrón con un mínimo de habilidad y experiencia puede abrir una ventana que solo lleve rodillos de giro en apenas unos segundos, basta con un destornillador normal. Además, puede hacerse de forma relativamente silenciosa. Los rodillos de giro pueden presionarse con facilidad hacia un lado, de manera que la ventana puede abrirse al saltar la junta. Esto también demuestra que hoy en día un tirador de la ventana que tenga la posibilidad de cerrarse puede servir como seguridad para los niños, pero poco tiene que ver con una protección contra robos. Se debe a que el tirador solamente tiene una función mecánica pero no tiene efectos sobre los elementos que sirven para bloquear la ventana.

Las persianas bajadas ofrecen protección en cuanto a la visibilidad, pero no contra un ladrón.

Tampoco las persianas convencionales estándar bajadas son lo suficientemente seguras, ya que es muy fácil subirlas. Como mucho sirven para proteger la casa cuando sus habitantes están dentro. Además, muchos de los robos se producen mientras las persianas están subidas. Los seguros protectores para persianas, que impiden que se suban al dejarlas trabadas, ofrecen una protección adicional contra los ladrones, pero deben aplicarse solo de forma adicional, junto a otros mecanismos de seguridad.

Si desea evitar con efectividad la entrada de ladrones, es importante un montaje especializado de elementos de seguridad a ambos lados (parte de cierre y bisagra) en ventanas o puertas de terrazas.

En las películas, los ladrones rompen los cristales ¡pero en la realidad, no!

Las investigaciones de la policía demuestran que el método de rotura de cristales practicado hace 10 - 15 años apenas se utiliza ahora. Se debe al riesgo de lesiones que tiene para el ladrón, así como por el ruido que genera y porque puede llamar la atención, es muy ruidoso.

Permanezca informado

Mirar vídeos de ABUS