Protección para bicicletas

Los cascos de bicicleta son el seguro de vida de todo ciclista

¿A alguien le gusta arriesgar la cabeza y el cuello? Los niños suelen ser los que más caídas sufren y por eso necesitan una protección que sea efectiva. Pero también los adultos y las personas mayores que van en bicicleta lo necesitan, ya que nadie viene con protección de serie. Por eso los ciclistas siempre deben llevar un casco, independientemente de que utilicen la bicicleta para hacer deporte, carreras, mountain bike, paseos o trayectos a la oficina o a la compra.
Los estudios demuestran que cerca de un 85 % de todos los accidentes de bicicletas acaban con lesiones en la cabeza, de los cuales muchos tienen consecuencias permanentes. Un 80 % de estos accidentes se podrían haber prevenido su hubieran llevado un casco puesto.
Los cascos para bicicleta que existen ahora son muy sofisticados técnicamente, cómodos de llevar y, sobre todo, modernos y con mucho estilo. Existen modelos para todo tipo de edad y usuario.

¿Qué es importante a la hora de comprar y utilizar un casco de bicicleta?

  • El caso debe quedar bien ajustado. Se recomienda adquirirlo en una tienda especializada donde obtendrá un asesoramiento profesional, porque un casco que se adapte perfectamente sin oprimir también se lleva confortablemente. Además, en la tienda podrá probarse tranquilamente muchos modelos y el vendedor le ayudará a ajustárselos.
  • El casco debe estar bien asentado y ajustado de forma fiable, de forma duradera. Un buen sistema de ajuste le ayuda a conseguirlo fácilmente.
  • Para que le sea cómodo llevarlo, procure que tenga una buena aireación con bastantes ranuras que dejen entrar y salir el aire.
  • La malla protectora antimosquitos no debe faltar, en especial en el caso de los cascos para niños.
  • Colocar bastantes reflectores y luces intermitentes delanteras y traseras añaden un plus de seguridad por la noche.
  • Las correas (de la barbilla) deben ser suaves y aptas para la piel.
  • Los cascos buenos suelen fabricarse por moldeado InMold. En este proceso, el molde y la espuma endurecida se sueldan juntos para formar un sólido casco. La protección en caso de impactar contra un objeto mecánico (como caerse sobre uno puntiagudo), es mucho más alta que la que ofrecen los cascos que van solo pegados. Además, los cascos InMold son mucho más ligeros y duran más.
  • Compruebe que lleve el sello de verificación con la norma europea DIN EN 1078 (CE) 
CE EN 1078
  • Si le ofrecen un casco sin sello de homologación, no lo compre.
  • Llévese al niño a comprarlo, para que pueda escogerlo él y probárselo. Un niño solo se pondrá de buena gana y sin discutir el casco que le guste y haya elegido él mismo.
  • Los cascos solo deben llevarse mientras se va montado en bicicleta, en patinete, patines o deportes similares. El niño nunca debe dejarse puesto el caso cuando esté jugando, por ejemplo en parques infantiles, estructuras para escalar, etc., ya que el riesgo de que se quede colgado en los aparatos es demasiado grande y puede estrangularse con las correas del casco.
  • Un casco solo protege una vez. Por eso, tras una caída, un accidente o un golpe fuerte ya no sirve y debe comprar otro.
  • Los adultos y padres son los modelos de los hijos. Por eso siempre deben dar buen ejemplo y ponerse también el caso cuando vayan a montar en bicicleta.

Más información sobre la protección frente a accidentes