La nieve y el hielo © sxc.hu / redfloor

Malas condiciones meteorológicas: ningún problema para las cámaras ABUS

Si desea colocar cámaras de vigilancia en zonas exteriores desprotegidas, la técnica debe ser capaz de superar el mal tiempo, a pesar de la humedad producida por la lluvia y la nieve, las bajas temperaturas por el frío y las heladas o las tórridas temperaturas causadas por las fuertes radiaciones solares en verano. ABUS tiene la solución ideal para cualquier tiempo y temperatura extrema. Su sistema de videovigilancia también trabajará bajo condiciones medioambientales difíciles, se trate de cámaras estándares en carcasas exteriores, cámaras compactas con protección meteorológica o cámaras de inmersión impermeables al agua.

Factor de protección contra fuertes lluvias para cámaras

Si desea una cámara con protección contra humedades, apueste por las compactas impermeables y resistentes a la lluvia o emplee una carcasa protectora adicional. Para evitar que el agua condensada empañe el cristal de protección de la carcasa protectora, las cámaras llevan unos ventiladores en la calefacción que se pueden pedir opcionalmente ya montados.

En cualquier caso, debe prestar atención a la clase de IP. IP significa protección internacional y es un código compuesto por dos cifras. La primera representa la protección contra el polvo y la segunda el grado de protección contra el agua. En zonas exteriores no protegidas debe colocar al menos una cámara con un grado de protección 6 contra el agua, que señala una buena protección contra fuertes chorros de agua. Así su cámara está perfectamente protegida también contra fuertes golpes y lluvias que arrecien desde todas direcciones (por ejemplo, con vientos fuertes). Los modelos con protección 7 y 8 solo son necesarios si la cámara va a estar sometida habitual o continuamente al agua o incluso sumergida.

Infórmese sobre la clase de protección IP en nuestra página informativa 

Empleo con viento y mal tiempo

Protección de la lente contra el polvo

La clase de protección IP también ayuda a determinar la categoría de protección contra polvo y suciedad, que puede verse en la primera cifra. Todas las cámaras exteriores ABUS disponen del máximo grado de protección, el 6, que define la absoluta hermeticidad al polvo. Así se excluye la posibilidad de que pueda entrar la más mínima partícula de polvo o suciedad dentro de la cámara y que se pueda adherir a la lente o a la grabadora de imágenes, con la consiguiente merma de calidad. También es importante proteger la cámara del polvo en zonas interiores, sobre todo en aquellas con mucha suciedad o presencia de partículas en suspensión, como en los talleres de fabricación.

Calor extra contra daños por heladas

El frío estropea muchos aparatos técnicos. Si en la zona donde se van a utilizar las cámaras las temperaturas pueden bajar por debajo de los -10ºC se recomienda el empleo de una carcasa con calefacción y protección meteorológica. Esta carcasa lleva un termostato que regula la temperatura de funcionamiento ideal y que, en caso de necesidad, conecta la calefacción integrada en ella. El ventilador opcional procura un reparto homogéneo del aire caliente e impide que la parte frontal se empañe, de manera que siempre pueda grabar imagen nítidas.

Protegida del sol

Los rayos del sol directos y fuertes que caen por encima de la cámara pueden calentarla y perjudicar su tecnología. Las cámaras de exteriores y las carcasas protectoras ABUS vienen de serie con un tejado protector contra el sol pintado en color claro, que mantiene los rayos alejados del cuerpo de la cámara. Dentro de la carcasa protectora con certificación VdS se encuentra el contacto de la cámara y la tapa de la carcasa totalmente suelta para que el calor no se transmita a la cámara.

El uso con viento y el clima © sxc.hu / ABUS

Productos ABUS para la videovigilancia con mal tiempo

Permanezca informado

Mirar vídeos de ABUS